miércoles, 5 de diciembre de 2007
La presidenta de Filipinas traslada su solidaridad y apoyo en la lucha contra el terrorismo



La presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal, ha trasladó el lunes su solidaridad y apoyo en la lucha que el Gobierno español mantiene contra el terrorismo porque, ha afirmado, ambos países comparten el 'problema'

El asesinato cometido por ETA el pasado sábado, que costó la vida del guardia civil Raúl Centeno, ha estado presente en el acto que la máxima dignataria filipina ha protagonizado en el Senado junto al presidente de la Cámara, Javier Rojo, y varios representantes de las Cortes Generales, entre los que se encontraban los senadores Rosa Vindel (PP), Juan Barranco o Rafael Simancas (ambos del PSOE), así como el diputado socialista Julio Villarrubia.

Rojo ha agradecido la 'solidaridad' de Macapagal, especialmente por compartir la concentración de cinco minutos de silencio que las delegaciones de ambos países han mantenido en la madrileña plaza de la Marina Española, uno de los accesos a la Cámara Alta.

Durante el acto parlamentario para la presentación de los integrantes de las delegaciones filipina y española, Rojo ha recalcado el interés con el que los españoles siguen 'los esfuerzos' del Gobierno de Filipinas para buscar 'vías de salida' al 'problema de la violencia y el terrorismo'.

Rojo, en este punto, ha recordado nuevamente el atentado cometido por ETA el pasado fin de semana.

Macapagal, durante su intervención, ofrecida casi íntegramente en castellano, ha subrayado que el compromiso con la democracia y el respeto a los derechos humanos son 'valores inherentes' a las identidades de ambos países, de ahí la solidaridad con España para hacer frente al 'problema' del terrorismo.

La recepción a Macapagal tuvo lugar en torno a las 12:00 horas en la Plaza de la Marina Española, en dónde se habían congregado decenas de ciudadanos para visitar el Senado, ya que hoy comienzan las jornadas de puertas abiertas de la Cámara.

Rojo recibió a la presidenta filipina nada más apearse de su vehículo oficial y ambos escucharon los respectivos himnos nacionales.

Macapagal saludó posteriormente a los diputados y senadores presentes -no así al presidente del Congreso, Manuel Marín, ausente en el acto- y, tras ello, se celebró la concentración de cinco minutos de silencio en protesta por el asesinato de ETA a Raúl Centeno.

Una vez en el interior de la Cámara, Macapagal fue condecorada con las Medallas del Congreso y del Senado, y recibió una edición facsímil de lujo de la Constitución española de 1812.

A continuación, Macapagal y Rojo resaltaron la buena marcha de las relaciones entre España y Filipinas y defendieron la búsqueda de la paz y de la estabilidad para favorecer el crecimiento económico.

Rojo, asimismo, agradeció los esfuerzos del Gobierno filipino por solucionar 'algunos problemas serios de españoles condenados judicialmente' en Filipinas, una alusión a la situación del joven hispano-filipino Francisco Larrañaga, condenado en el país asiático, aunque en breve podría ser trasladado a España.

Ambas delegaciones visitaron después la Biblioteca del Senado y observaron el cuadro 'La Batalla de Lepanto', situado en las dependencias de la Cámara Alta y obra del pintor filipino Juan Luna.

Es la primera visita oficial de Gloria Macapagal a España y la primera de un jefe de Estado filipino en 45 años. La anterior corrió a cargo de Diosdado Macapagal, padre de la actual presidenta.


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:32 a. m. | Permalink |


0 Comments: