jueves, 17 de julio de 2008
Seis meses en casa




Hola familias:

Quería compartir con vosotros esta semana (9-15 de junio de 2008), es un semana de aniversarios, el día 10 hizo seis meses que pude abrazar a mi hijo por primera vez, y el domingo es doble aniversario, primero porque hace ya los seis meses que llegamos a casa y también hace un año de la asignación. Ese día no lo olvidaré nunca, seria las siete y media de la mañana, acababa de entrar a trabajar y estaba sola en el despacho, de repente sonó el móvil y me llegó un mensaje, “Felicidades has sido asignada. Es un niño”, remitentes José Antonio y Mari.

Suerte que estaba sola porque comencé a llorar como una tonta y no podía parar. No tenia ni idea de cuantos años tenia, ni como se llamaba, ni donde estaba, pero me salio toda la llorera que se había acumulado en tantos meses de espera.

Después a esperar el expediente, pues se perdió, sabia por Mari que era un niño de 4 años, y pensé ¡que pequeñito es!.

La primera vez que vi a mi hijo fue por unas fotos enviadas al correo del ICAA por parte del ICAB, y solo podía pensar lo guapo que era mi hijo, que ya formaba parte de mi corazón.

Corriendo a aceptar el expediente, creía que para finales de septiembre podría viajar a recogerlo. Pude contactar con el orfanato donde estaba y estuve en comunicación con ellos. Tony estaba muy bien y sabía ya de nuestra existencia. Pero todo se alargó muchísimo y hasta el 10 de diciembre no pude abrazarlo.

Es un tiempo de sufrimiento la espera para la asignación, es lo que yo llamo la “calma chicha”, donde todo funciona con normalidad, los días van pasando y tu no puedes hacer o saber nada de tu expediente, te imaginas a tu hijo en cualquiera de los orfanatos o por las calles, piensas si se parecerá al niño/a de aquella foto, si sus ojos estarán tristes esperando a sus nuevos papas. Ves a todos esos niños y piensas que tu estas aquí esperándolo y él/ella allí. Te preguntas porque la burocracia no va más rápida, piensas como es posible que no se dan cuenta que los niños necesitan a sus padres. Las preguntas salen a miles en tu cabeza.

Como también lo es el tiempo de espera para viajar después de la asignación, sobre todo si este se alarga más de lo esperado. Nos preparamos para esperar tres meses y lo que se alarga de más hace sufrir bastante, ahora ya tu hijo tiene cara y nombre, sabes que te necesita, el te conoce y lo único que quieres es abrazarlo y decirle que tu ya estas allí con él.

Pero el momento del abrazo es un momento inolvidable, a partir de ese momento el tiempo va a un ritmo vertiginoso, te olvidas muy pronto de la desesperación de la espera.

Ahora a tiempo vista creo que todo ha valido la pena, que si tuviera que volver a pasarlo lo pasaría otra vez y sentir el abrazo de mi hijo.

De Tony que os puedo explicar, me tiene robado el corazón, a mí y a toda la familia. Solo puedo decir que todo y llevar su mochilita, me ha hecho las cosas fáciles, es alegre y cariñoso. Su adaptación es completa y con el idioma ha evolucionado un montón y ya le falta poco para poder expresarse con corrección.

A todos los que estáis esperando os quiero enviar ánimos, todo llega y llega de la mejor manera, el final es bonito y hermoso, detrás de la sonrisa de un niño, vuestro hijo.

Un fuerte abrazo a todos de


Margarida, Meritxell, Anthony y toda la familia




Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:38 a. m. | Permalink |


0 Comments: