martes, 5 de agosto de 2008
Cataluña busca familias de acogida temporal para 450 niños



Existe un tipo de familias, 452 en la actualidad en Catalunya, que acogen en casa a niños cuyos padres biológicos tienen graves problemas para tenerlos con ellos pero que no han decidido cederlos en adopción. En esta circunstancia se encuentran 644 niños. Esas familias sustitutas ofrecen a los pequeños techo, ropa, comida, afecto y todos los cuidados que se da a los hijos, durante un tiempo no definido, que puede prolongarse muchos años. Los niños, que vivían en una institución pública, acceden a la estabilidad afectiva, económica y educativa de una familia, pero ambas partes saben que ese vínculo, extraordinariamente fuerte en muchos casos, puede interrumpirse de pronto, sin que legalmente existan certificados de parentesco que defiendan su relación.

El modelo de familia suplente, poco conocido en España pero muy difundido en otros países europeos, podría beneficiar a muchos más niños si las familias catalanas estuvieran informadas de la opción. Así lo cree la consellera de Acció Social i Ciutadania, Carme Capdevila, cuyo departamento inició ayer una campaña dirigida a encontrar familias temporales para los 450 menores de 18 años que viven en centros tutelados por la Generalitat.

La acogida infantil puede ser de tres tipos: urgente y corta --de un máximo de seis meses--, para menores de 6 años cuyo padre o madre atraviesan unas circunstancias de evolución incierta; de plazo mediano --la idea es que el pequeño no pase más de dos años en el domicilio de acogida--; o de larga duración, es decir, que puede prolongarse hasta que el pequeño sea mayor de edad.


SEIS AÑOS JUNTOS

Esta última opción es la que eligió Lluís Vallès, vecino de Sant Celoni (Vallès Oriental), que acoge desde hace seis años a dos niños que ahora tienen 11 y 13 años. Esos pequeños, explicó ayer Vallès, no han tenido la opción de ser adoptados, posiblemente, porque sus padres nunca han querido cortar por completo la relación con ellos. De hecho, los niños visitan, --"a veces"--, a sus padres. El enlace con la familia biológica es uno de los requisitos de esta modalidad de relación.

"El vínculo que mantenemos con ellos es muy potente, y creo que durará hasta que sean mayores de edad --aseguró Vallès--. Sé que pueden irse un día, es inevitable, pero, en cualquier caso, siempre se llevarán todo lo que les hemos dado. Cuando acoges a un niño ya sabes que esto forma parte del trato".

La diferencia entre una adopción y una acogida, prosiguió Vallès, es que en esta segunda opción nunca se sabe cuál será el final de la relación. "Sabes que les ofreces muchísimo, que les das una familia, y no te importa tanto el hecho de que no sean hijos legalmente tuyos", señaló. La familia que acoge a uno o varios niños recibe una aportación económica mensual de la Generalitat y cuenta con el apoyo de las asociaciones de personas que les han precedido en esa decisión.

Àngels Gallardo
ElPeriodico.com


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:30 a. m. | Permalink |


0 Comments: