lunes, 29 de septiembre de 2008
El Senado elaborará un plan para facilitar la adopción de menores en centros de acogida españoles


Algo o mucho falla en el sistema legislativo español respecto al acogimiento y la adopción infantil, cuando miles de menores se ven abocados a pasar su niñez y alcanzar la adolescencia en un centro de acogida. Y esto ocurre cuando también miles de familias aspiran a adoptar o acoger a un menor y no lo consiguen por la rigidez de los requisitos. Esta situación ha movido a la dirección del PSOE a propiciar cambios, más en la práctica que en las leyes, que flexibilicen los requisitos de la adopción y el acogimiento nacional que aplican las comunidades autónomas.

En primer lugar, los socialistas harán el diagnóstico de la situación con la aprobación la próxima semana en el Senado de una Comisión Especial de Estudio sobre la Adopción y el Acogimiento Nacional. La portavoz socialista, Carmen Silva, tiene el acuerdo de todos los grupos para que salga adelante esta iniciativa que liderará el senador del PSOE por Valladolid, Mario Bedera, que fue el ponente en el Congreso de la Ley de Adopción Internacional aprobada en diciembre del pasado año.

"Queremos fomentar el proceso adoptivo en España, con una puesta en común de la normativa de todas las comunidades autónomas, para buscar fórmulas distintas a las actuales para ofrecer al niño un horizonte de vida en familia", afirma Bedera.

Actualmente hay 30.000 menores tutelados por organismos públicos, por lo que se cae "el mito de que el fuerte arraigo de la estructura familiar hace que en España no existan menores adoptables", recalca Bedera.

Y la realidad española muestra que los menores no salen de las instituciones camino de un hogar porque tienen unos progenitores que, aunque apenas se ocupan de ellos, no dan su autorización para que vivan con una familia, en acogida o en adopción. Y la justicia ampara esta situación.

Conjugar la adopción nacional e internacional; incluir modelos abiertos de adopción con el contacto permanente entre familias biológicas y adoptivas; facilitar que el menor forme parte de una familia de modo transitorio o definitivo, son algunas de las fórmulas que avanza Mario Bedera. "Cualquiera de estas experiencias ofrece al niño un horizonte mucho mejor que el de su institucionalización", afirma.

Anabel Díez
ElPaís.com



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:36 a. m. | Permalink |


0 Comments: