jueves, 7 de mayo de 2009
Viaje a Filipinas


Cristina, Ángela y Dani



El domingo 8 de febrero de 2009 viajamos a Filipinas con la compañía KLM vía Ámsterdam. Llegamos el lunes 9 por la mañana. En el aeropuerto de Manila no tuvimos ningún problema para conseguir un taxi directo al hotel de Makati, en el mismo aeropuerto hay un servició de atención al cliente que se encargan de contactar con taxis, tramitar reservas de hoteles, horarios y reservas de vuelos internos, etc.

Una vez instalados en el Hotel Dusit Thani, (Muy recomendable y de precio correcto para un cinco estrellas “87 Euros por noche en habitación doble y desayuno incluido”), nos fuimos a comer a un restaurante situado a los alrededores.



Por la tarde fuimos a hacer turismo en la zona de Intramuros y alrededores. Aprovechamos para comprar una tarjeta prepago de teléfono para poder realizar llamadas locales y recibir sin coste las de la familia.

El lunes nos pasó a recoger la guía acompañante que nos habían recomendado desde el “Gobern D’Andorra”, para ir al orfanato..., que nervios.




Llegamos al orfanato “Home for Angels”, en poco menos de veinte minutos ya que está situado muy cerca de Makati. Nos atendieron la Directora, el responsable del ICAB y una cuidadora. Después de charlar un rato subimos a la planta superior, donde estaban todos los peques....

Allí estaba ella, corriendo de un lado a otro, jugando con las cuidadoras y riendo. Nos dieron una bata y unas zapatillas y entramos en la sala donde estaba Ángela y los demás niños. Poco a poco nos fuimos acercando, le dimos una galletita, la cogimos en brazos para jugar.... Ella estaba un poco nerviosa, nos miraba con curiosidad y se prestaba al juego.



Al poco Cristina la cogió y Ángela se presto a quedarse entre sus brazos, la directora nos dio el visto bueno para irnos para el hotel con ella. Nos dieron un álbum con fotos, un libro del fundador, el pelo del primer corte, lista de su “timing” diario....



Al volver al hotel, Ángela se puso a llorar, Cris la calmó y decidimos salir al restaurante del día anterior a comer. Entre el hotel y restaurante volvió a llorar, que nervios, que le podía pasar, y lo que le pasaba es que tenía mucha mucha hambre, ya que con los nervios se había saltado el snack de la mañana y la comida del mediodía que solía hacer a las 12:00 y ya eran casi las 13:30. Por la noche decidimos ponerla a dormir a su hora 18:00 y pedirnos unas pizzas del Room Service. La noche fue movida, Angela estaba nerviosa y se estuvo despertando durante la noche.

Al día siguiente después de pasar la mañana en la piscina, decidimos partir hacia Puerto Galera, una isla cercana a Manila. Para llegar hasta allí, los mismos propietarios del hotel de Puerto Galera nos enviaron al hotel una mini van con aire acondicionado y nos proporcionaron un barco privado desde Puerto Batangas al hotel elegido. Todo esto lo negociamos directamente con el hotel el cual nos propuso un paquete completo de transporte Manila – Hotel P.Galera, Alojamiento y pensión completa. (Dolphinbay Resort).



Los siguientes días fueron de estrechar lazos y conocernos mutuamente. La verdad es que nos ayudo mucho el echo de que el hotel era muy familiar (Familia Austriaco - Filipina), y que no tenía mucha ocupación (El resto de clientes eran una pareja de Austriacos y una pareja de Filipinas). Todo el mundo era muy amable con nosotros y con Ángela, en especial las chicas que trabajaban en el hotel que a la mínima la cogían en brazos para jugar con ella.



Los tres primeros días fueron los mas duros, ya que Ángela se sentía extraña, y aun que comía y tenia ganas de moverse y jugar, le costaba mucho sonreír, y sobre todo quería estar en brazos de su mamá, al papá no quería ni verlo.



Ángela poco a poco fue cogiendo confianza y abriéndose, conoció la piscina, el mar, navegó en el Catamarán del hotel, se hizo amiga de Coco (Un monito bebé). Fueron unos días muy placenteros y con muchas emociones.



La semana siguiente, el jueves, tuvimos que regresar a Manila para tramitar la documentación del Icab y de la Embajada.

El viernes aprovechamos para acercarnos al Orfanato para que Ángela tuviese la oportunidad de decir adiós a sus cuidadoras. La verdad es que fue realmente un momento muy emotivo, fuimos a la sala de juegos y Ángela enseguida reconoció todo, sus compañeros, juguetes, cuidadoras, su cuna. Estuvo jugando igual que el día que la fuimos a conocer, dijo adiós a las cuidadoras y no dudó en salir junto a nosotros en el momento de irse.



El día siguiente por la mañana partimos hacia el aeropuerto para volver hacia Barcelona.


Recomendaciones:

El taxi más fiable es el que tiene marcador, para el resto tienes que pactar el precio previamente y si no conoces bien las distancias te pueden engañar.

Si tienes Teléfono libre, vale la pena comprar una tarjeta de prepago, la puedes encontrar en una máquina en el mismo aeropuerto y recargarla en la mayoria de centros comerciales.

No hace falta traer cosas de España, en Makati encuentras de todo y más. En todos los centros comerciales aceptan Visa.

Pactarlo todo previamente, si puede ser por escrito mejor y si puede ser bien detallado mucho mejor. Nosotros tuvimos dos sorpresas.

  • La Primera fue con la Guía Acompañante recomendada: Le pedimos presupuesto aproximado de sus servicios indicándole que necesitábamos los servicios mínimos necesarios, ya que ambos hablábamos inglés y estamos acostumbrados a viajar. Ella no nos quiso indicar el total aproximado del presupuesto, solo nos hizo llegar una tabla indicando el precio/hora que nos cobraría de transporte, ya que disponía de coche propio y el precio/hora que nos cobraría de traductor. Al presentar la factura al final del viaje hubo discrepancias entre lo presupuestado y lo que realmente nos quería cobrar.

  • La segunda sorpresa, fue al pagar en el hotel de Puerto Galera, nos intentaban colar en la factura el transporte de Manila al Hotel (150 Euros), la última comida y alguna bebida no consumida, menos mal que yo conservaba la copia del email donde venía por escrito todos los servicios contratados.

Pago en Visa:

Si tenéis intención de pagar en Visa en hoteles de fuera de Manila, primero preguntar si es posible, ya que muchos de ellos no disponen de datáfono y la comisión que cobran las casas de cambio por pasarte la visa y entregarte el dinero es de un 8 % aproximadamente.

Dani




Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:45 a. m. | Permalink |


1 Comments:


At 1:47 a. m., Anonymous Carmen

Muchas gracias por comentarnos tan detalladamente vuestro viaje. Nos habeis orientado bastante. Tomamos nota de todo. Enhorabuena