martes, 5 de mayo de 2009
La relación económica es la asignatura pendiente de España en Filipinas


"Las relaciones políticas, culturales y de cooperación al desarrollo se mantienen en un buen nivel entre Filipinas y España. Las económicas son más reducidas", afirma el informe de la Oficina Comercial de España en Manila, que refleja que la inversión española en el país asiático ha descendido desde 2005, hasta llegar a ser cero en 2007.

El mismo análisis arroja que la tendencia en sentido contrario sí fue positiva: La inversión filipina en España, aunque es muy pequeña, se triplicó en 2007, hasta alcanzar los 9,9 millones de euros, fundamentalmente en el sector inmobiliario.

"Las relaciones económicas no están al nivel de la relación política y de cooperación, pero están creciendo. Aunque la balanza comercial es negativa, las exportaciones españolas a Filipinas se incrementaron un catorce por ciento en 2008, hasta alcanzar los 136 millones", matizó el consejero económico y comercial en Manila, Javier Álvarez.

Por su parte, las importaciones de productos filipinos también crecieron un seis por ciento en 2008, hasta alcanzar los 253 millones de euros, según cifras oficiales.

El presidente de la Cámara de Comercio Española en Filipinas, José Luis Romero Salas, apuntó que la subida de precios de los productos españoles con la llegada del euro es una de las razones que ha contribuido a que la balanza comercial sea negativa para España.

Romero Salas consideró que "el enfoque del Gobierno español de promoción comercial, que no tiene el Sudeste Asiático entre sus prioridades", también ha influido indirectamente en el descenso de la inversión española en la economía filipina.

El consejero económico, Javier Álvarez, en cambio, opinó que el descenso de la inversión española está en consonancia con la del resto de naciones, frente a gigantes como China y la India, que centralizan el interés de los inversores.

Además, según Álvarez, "hay una serie de factores que no contribuyen a la percepción de Filipinas como un país atractivo para la inversión, como son las leyes que restringen la propiedad de la tierra a los extranjeros, algunos costes de producción elevados o la insuficiencia de las infraestructuras".

El consejero económico y comercial insistió, sin embargo, en las oportunidades que ofrece este archipiélago poblado por casi noventa millones de habitantes y cuya economía creció un 4,6 por ciento en 2008, respecto al 7,2 por ciento del año pasado.

"La industria turística está infraexplotada en Filipinas. El sector energético y las infraestructuras también pueden suponer importantes oportunidades de inversión para el capital español", destacó Álvarez.

El presidente de la Cámara de Comercio Española en Filipinas coincidió con él en que "España puede jugar un rol de liderazgo en el desarrollo del turismo" pese a las trabas a la propiedad que pesan sobre el negocio.

También destacó las oportunidades en el sector del petróleo: "Hay mucha actividad de exploración en el mar de Palawan. Unión Fenosa Gas estudia la posibilidad de entrar en esta zona", explicó.

Los lazos históricos entre España y Filipinas, el hecho de que Manila sea la sede del Banco Asiático de Desarrollo o la utilización de Filipinas como puerta de entrada al mercado del ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, que representa a una población de 570 millones), son otros de los atractivos mencionados por Romero Salas para los inversores españoles.




Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:46 a. m. | Permalink |


0 Comments: