martes, 24 de noviembre de 2009
Las solicitudes de adopciones internacionales han caído un 35%


Las últimas cifras de adopciones internacionales indican que existe un progresivo declive en el número de solicitudes, no solo en Galicia, sino en toda España. Los nuevos datos de la Xunta referidos al año 2008 -que se suman a los ya conocidos del primer semestre del 2009- no difieren de la tendencia en las restantes comunidades autónomas y revelan que en los últimos años las cifras han caído un 35%. Frente a las casi 600 solicitudes del 2005 o del 2006, en el 2008 se presentaron menos de 400 (en concreto, 377) y solo se preasignaron -cuando los padres conocen la identidad de su hijo- 175 casos.

La crisis económica ha retraído el número de expedientes este año, pero el problema tiene otro calado, un vicio cíclico: un país se pone «de moda» porque ofrece eficacia y un proceso rápido; las solicitudes se precipitan desde diferentes Estados; la administración local se bloquea, aparecen las denuncias por sobornos o falta de control de los expedientes y finalmente se cierran las adopciones.

Eso pasó en los últimos años con Nepal, que prometía ser la gran alternativa a la modernizada China -que con motivo de las Olimpiadas limitó al máximo los expedientes-, pero que tuvo que paralizar todos los procesos. Tras más de un año en esa situación, a principios del 2009 se volvió a abrir, pero con tanto control que solo entran las solicitudes que estaban en lista de espera.

Otro país que ha sufrido un proceso parecido ha sido Kazajistán, que a finales del 2008 se cerró a las adopciones. También ofrecía rapidez (seis meses una vez que el expediente entraba en el país), facilidades a las familias monoparentales y posibilidad de ir por libre, sin una organización (ECAI), lo que en teoría abarata el coste.

En Filipinas el proceso está en una fase crítica. A partir del próximo el 1 de noviembre se van a endurecer los criterios médicos de los solicitantes de la adopción. En el 2008 solo en Galicia se presentaron 28 expedientes para niños filipinos, pero en el primer semestre de este año se redujo la cifra a ocho, ya que desde mayo no se tramitan peticiones para menores de dos años. Ahora, las personas que quieren adoptar han puesto la vista en Vietnam. El país asiático tiene la ventaja de que acepta a familias monoparentales, y no impide a los varones solos presentarse -en algunos países está prohibido por ley-, aunque sí les pone más trabas; lo que no acepta es a homosexuales. También es teóricamente más barato, ya que las tasas oficiales para la adopción no llegan a los cincuenta euros. Vietnam era un país cerrado a las adopciones internacionales hasta finales del 2007 y eso explica que si bien en el 2006 no hubo ningún expediente en Galicia, en el 2008 fueran 49 los tramitados y en el primer semestre de este año casi se alcanza esa cifra: 43.

LaVozdeGalicia.es

Sara Carreira





Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:50 a. m. | Permalink |


0 Comments: