lunes, 1 de febrero de 2010
Los últimos de Filipinas



Vídeo de los 10 primeros minutos del documental citado en el texto


El bisnieto de uno de 'los últimos de Filipinas' realiza un documental con testimonios de los descendientes de ambos bandos

La historia de los 33 españoles que a finales del siglo XIX sobrevivieron al asedio de los insurrectos filipinos durante casi un año en una ermita de la localidad de Baler, se estudia en la academia militar de West Point. Pero los descendientes de aquellos soldados españoles echan en falta que la experiencia no se conozca con más profundidad en España. La misma sensación tienen los descendientes de aquellos filipinos que, a pesar de estar enfrentados a muerte con la colonia, tuvieron la generosidad de perdonar la vida a sus enemigos y permitir que estos curaran sus heridas y volvieran vivos a su país.

Jesús Valbuena, bisnieto del cabo Jesús García Quijano, ha realizado un documental en el que repasa la historia: Los últimos de Filipinas. Regreso a Baler recoge impresionantes testimonios de sus descendientes, tanto filipinos como españoles. ¿Por qué tardaron tanto España y Filipinas -todavía están en ello- en reconocer ese acontecimiento? A través del documental de Valbuena es posible hacerse una idea de las razones que silenciaron la historia de los últimos de Filipinas.

Los 33 supervivientes españoles no recibieron homenaje alguno a su llegada a España. Les daban por muertos y al fin y al cabo representaban la pérdida del último vestigio de lo que en otra época había sido un imperio. En Filipinas, tras la salida de los españoles, llegaron los estadounidenses que, de acuerdo con los testimonios que aporta el documental, impusieron su propio sistema educativo en el país; los vecinos de Baler, según las investigaciones de Valbuena, temieron por sus vidas por rencillas entre sus líderes y oscurecieron los hechos.

Por otro lado, los mismos 33 españoles que sobrevivieron al asedio hicieron lo posible por olvidar la traumática experiencia. Las declaraciones de los descendientes que recoge el documental de Valbuena dan cuenta de ello. "A su llegada no quería hablar de lo que había pasado en Baler, prefería olvidar", dicen la mayoría de los descendientes. Ese intento por olvidar las penurias que pasaron, la imposibilidad de relatar una experiencia que con su sólo recuerdo provocaba gran dolor en los que la vivieron, recuerda a la dificultad con la que supervivientes judíos de los campos de exterminio nazis se enfrentan cuando se les pide que narren aquella vivencia. "A pesar de haber sobrevivido a un asedio de casi un año sin alimentos, agua o medicamentos, los 33 soldados no volvieron a mantener contacto alguno entre ellos tras su llegada a España", destaca Jesús Valbuena.

Pero sus descendientes tienen menos dificultades para recordar. Lo hacen en el documental de Valbuena, que se ha estrenado este año en Manila. Ahora el propósito del director es emitir el documental en cada uno de los 33 pueblos de los que eran originarios los soldados españoles y en escuelas militares. "Queremos que se conozca la historia de los últimos sin disfraces ni decorados, con personajes reales", dice.


Alberto Ortín
CincoDias.com




Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:39 a. m. | Permalink |


0 Comments: