jueves, 3 de noviembre de 2011
El Coro de los Niños de Loboc llega a Madrid



Para todas aquellas familias que el próximo día 8 de noviembre (martes) estén por Madrid, os recomiendo que no os perdáis la actuación del Coro de Niños de Loboc (Filipinas). La actuación tendrá lugar a las 19:30 de la tarde en la Parroquia de Nuestra Señora del Espino (Calle Conde del Serallo 17).

La entrada es totalmente gratuita aunque se pedirá un donativo para colaborar con los más desfavorecidos de Filipinas.

En el siguiente enlace podéis descargar una presentación del acto:

Coro de niños de Loboc


El Coro de niños fue fundado en 1980 en Loboc, Bohol, (Filipinas) y lo componen veinte niños de edades comprendidas entre los nueve y catorce años. De un coro normal de escuela organizado por el Colegio ha pasado a ser actualmente uno de los más destacados de Filipinas.

Desde su comienzo hace treinta años, el Coro Infantil de Loboc ha celebrado conciertos en todo el país y ha representado a Filipinas en muchos países alrededor del mundo. El repertorio del coro consiste en canciones clásicas, folclóricas, modernas e infantiles.

El coro infantil de Loboc, no solamente se escucha en Salas de Concierto o Auditorios, sino que también se los puede encontrar en hospitales, prisiones, orfanatos, y casas para mayores donde su música de amor, esperanza y alegría, también tiene su sitio .

Por si no tenéis la oportunidad de escucharlos en directo, os dejo con un vídeo de una de las canciones que suele formar parte de su repertorio. ¡Espero que os guste!









Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:50 a. m. | Permalink |


1 Comments:


At 12:47 p. m., Blogger María

FABULOSO!!!!

Gracias Enrique por darnos la oportunidad de poder aprovechar estos espacios de cercanía con el pais del que vendrá nuestro hijo... además de poder disfrutar de un concierto estupendo......

El martes, a las 19'15h estábamos puntuales mi hija Sofía y yo.... la verdad es que pensé que no íbamos a durar más de 2 canciones, pero nada más lejos de la realidad.... allí estuvimos las 2 horas que duró la actuación de estos niños.

Sofía quedó maravillada y enganchada desde la primera pieza, cada vez se iba aproximando más y más al altar.... llegué a pensar que terminaría entre los niños del coro.... allí, sentada en el suelo, sin pestañear, disfrutando de las voces.... y queriendo grabarlo todo con el teléfono.

No sé si alguien pudo ir, pero desde luego si vuelven, no perdáis la oportunidad.... a parte de la vinculación emocional que tengamos con el país y su gente, merece la pena.

Besos chino-filipinos, María