lunes, 21 de mayo de 2007
Recuento de votos tras las elecciones legislativas filipinas





Varios días después de las elecciones legislativas y locales en Filipinas (14 de mayo), marcadas por las acusaciones de fraude y violencia, el caótico sistema de recuento que se prolongará durante varias semanas tampoco augura un proceso limpio

A las numerosas prácticas fraudulentas y la compra masiva de votos, que los observadores internacionales y los medios y analistas filipinos han constatado ampliamente, se une el que cada voto debe ser validado individualmente, primero de forma verbal y luego manual en cada colegio electoral, lo que contribuye a alargar el proceso y a hacerlo más 'peligroso'.

Además, la gran cantidad de cargos en liza - el Congreso completo, la mitad del Senado, gobernadores provinciales, sus vicegobernadores, alcaldes y concejales- en total unos 17.000 impedirán que haya nada definitivo hasta dentro de varias semanas.

Y el hecho de que el Comelec disponga de sólo 5.000 funcionarios para supervisar el recuento en más de 300.000 distritos ensombrece todavía más la transparencia de unos comicios protagonizados por la cultura del fraude.

Fallos administrativos y denuncias de violaciones de la ley electoral obligaron a suspender la votación en algunos distritos, sobre todo en la conflictiva isla sureña de Mindanao, lo cual obligará a reanudar allí los comicios en un plazo de 30 días, retrasando aún más la fecha de los resultados finales.

Algunos observadores internacionales denunciaron hoy numerosas irregularidades cometidas durante la jornada electoral, como en la provincia de Nueva Ecija, norte del archipiélago, donde informaron de que bolsas llenas de papeletas fueron sustraídas de urnas cuyo candado estaba abierto, todo ello en ausencia de interventores de la autoridad electoral.

En varias zonas del país, muchos electores se quejaron de que sus nombres habían desaparecido de listas para las que se habían registrado, mientras en otras aparecían, en cambio, electores ya fallecidos, una anomalía bastante habitual.

Como ejemplo, el diario manileño 'The Philippine Star' publicaba hoy en primera página que el que fuera su director y veterano columnista, Max Soliven, fallecido en noviembre de 2006, estaba ayer en las listas de un colegio electoral de Metro Manila, como descubrió su hija, también periodista del diario.

Además, se ha denunciado la existencia de numerosos 'votantes voladores', personas que logran ser incluidas en el censo de más de un colegio y emiten por tanto varios sufragios.

El Comelec anunció hoy que investigará las alegaciones de que unas 100.000 personas -de los 45 millones aproximadamente de votantes potenciales- no pudieron ejercer su derecho por diversas irregularidades.

Y la violencia que ha acompañado estos comicios desde la campaña no ha cesado después de la jornada de votación, y así dos maestros que estaban contando manualmente votos esta mañana fueron asesinados, lo que eleva la cifra de víctimas electorales a 126, según la policía.

El diario 'The Philippines Star', uno de los de mayor tirada, pidió hoy en un editorial titulado 'Elecciones, como siempre' a las autoridades que pongan en marcha medidas urgentes para poner fin a este caos antes de los comicios presidenciales previstos para 2010.

'Si las propuestas de reforma electoral nunca han logrado despegar ha sido porque los legisladores se han beneficiado de este 'status quo' fracasado', opinó el artículo, que acusó a miembros del Comelec de haber favorecido candidaturas cuyos ganadores se negarán en el futuro a apoyar propuestas para suprimir esta institución.

Las presidenciales de 2004 también se vieron empañadas por el escándalo durante el recuento, que en aquella ocasión duró más de un mes y necesitó del visto bueno del Tribunal Supremo para otorgar la Presidencia a Gloria Macapagal Arroyo.

Una decisión que la oposición todavía denuncia y que hizo estallar una grave crisis política en 2005, con dos intentos de destitución parlamentaria de Arroyo, que la mandataria superó gracias a la mayoría oficialista en el Congreso, que ahora busca renovar.

Agencia EFE

Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 4:28 p. m. | Permalink |


0 Comments: