jueves, 13 de septiembre de 2007
El expresidente filipino Joseph Estrada es condenado a cadena perpetua por corrupción




El presidente filipino depuesto Joseph Estrada fue condenado hoy a cadena perpetua por delitos de corrupción, en un juicio que se ha prolongado seis años

Estrada fue condenado por desfalco, un delito capital en Filipinas aunque la pena de muerte fue abolida recientemente. Se desconoce en qué momento podrá optar a la libertad condicional. Sin embargo, fue absuelto del delito de perjurio, del que fue acusado por haber realizado supuestamente una declaración falsa de sus activos.

La Policía antidisturbios y tropas filipinas tuvieron que contener a los seguidores de Estrada congregados ante el tribunal anticorrupción de Sandiganbayan. La seguridad también se intensificó en torno al palacio presidencial de Gloria Macapagal Arroyo por temor a nuevos disturbios como los registrados en abril de 2001 cuando Estrada fue detenido.

Por su parte, el hijo de Estrada, el senador Jinggoy Estrada, y el abogado Eduardo Serapio que también eran juzgados fueron absueltos de todos los cargos.

Aunque Estrada anunció antes de conocer el veredicto que apelaría si era condenado, de momento no comunicó al tribunal esta decisión.

Unos minutos después de escuchar la sentencia y abandonar la sala del Tribunal Anticorrupción, Estrada declaró a los periodistas que 'como era de esperar, esta división especial fue creada para condenarme'.

Rodeado de policías, Estrada añadió que 'lo importante es el apoyo de la gente, que de manera abrumadora me ha declarado inocente. Esto es una decisión política'.

En las afueras del tribunal, acordonado por cientos de policías provistos de material antidisturbios, cerca de un millar de seguidores de Estrada, de 70 años, ondeaban banderas de Filipinas y mostraban en alto grandes fotografías de su líder.

Al dar lectura la portavoz del tribunal dijo que 'el acta 7080 impone la pena de 'reclusión perpetua' para el delito de corrupción, lo que significa un máximo de 40 años de cárcel.

En el mismo juicio, el senador Jinggoy Estrada, hijo del ex mandatario, así como el abogado Edward Separio, fueron declarados inocentes de perjurio.

Unos 8.000 policías y soldados están hoy desplegados en Manila para responder a una eventual reacción violenta por parte de los seguidores del ex presidente Estrada.

Las fuerzas de seguridad, apoyadas por helicópteros y equipos de desactivación de explosivos, han acordonado el palacio presidencial de Malacañang, supuesto objetivo de los partidarios de Estrada en el caso que su líder fuera declarado culpable.

También la presidenta del país, Gloria Macapagal Arroyo, ha cancelado su comparecencia en actos oficiales, según informó la televisión estatal


'Erap', como así le llaman, es un antiguo héroe de películas de acción, con vocación de cantante, mujeriego y jugador confeso, que ha sido condenado por saquear las arcas del Estado

Los seguidores de Estrada, aún abundantes entre la clase social filipina más desfavorecida, claman que el ex presidente fue apartado del poder en el 2002 con un golpe de Estado urdido por la elite empresarial, la influyente Iglesia Católica y los militares.



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 4:18 p. m. | Permalink |


0 Comments: