lunes, 18 de febrero de 2008
Nuestra primera Navidad juntos




Han pasado cerca de seis meses desde que llegamos de Filipinas con nuestro hijo y cada día que pasa nos alegramos más de haber tomado la decisión de adoptar. Estamos encantados.

Aratz Angelo se está adaptando a la perfección, en la escuela nos dicen que es un niño muy sociable, que su relación con el resto de compañeros es buena y que además comienza a hacerse entender tanto en Castellano como en Euskera. En cuanto a casa, la relación con su hermano Enetz es fantástica, se están volviendo muy dependientes uno del otro y eso nos gusta, ver como Enetz ejerce de hermano mayor es alucinante ya que nunca te imaginas como un niño de tan solo 5 años puede asimilar tan rápido esta nueva situación y para el es como si la hubiera vivido desde que nació.

Y que decir de Aratz, es un torbellino, no para, tiene energía para él y para muchos más, es un niño muy alegre y risueño, siempre tiene una sonrisa dispuesta para darte, es muy mimoso y se deja querer, le encanta el contacto, los besos, los abrazos ...... en definitiva es un niño que cada día nos demuestra que es feliz y eso a nosotros nos llena mucho.



Aratz vestido con el traje regional

Nos hace reír a todas horas, es muy independiente y le encanta comer, es una gozada porque nunca dice que no a nada. En casa nos faltan las palabras para describir todos esos momentos que estamos pasando juntos y hasta que punto estamos disfrutando de ellos. Es un experiencia completamente diferente a cuando tienes un hijo biológico. En el caso de una adopción es como si todo se magnificara y cada paso que das, sea bueno ó malo, es un gran logro y es esto lo que hace que este proceso merezca la pena.

Estas han sido nuestras primeras navidades juntos y era toda una incógnita saber como iba a reaccionar él. Os podéis imaginar su cara, todo ha sido nuevo para él, el árbol con luces en casa, el Olentzero (Papa Noel en el País Vasco) tanto en casa como en la escuela, las cenas y comidas llenas de gente ......


Aratz y Enetz vestidos con el traje regional


Y para acompañar todo esto, esta Navidad hemos querido que sea la fecha en la que nuestro hijo fuera Bautizado aqui en España (tenemos que decir que no le hemos podido bautizar como tal porque Aratz Angelo ya estaba bautizado en Filipinas, pero lo que hemos hecho ha sido un especie de acogida dentro de la Comunidad Parroquial de nuestro pueblo), ha sido muy emotivo ya que significaba mucho para nosotros poder hacerlo.

Así que os podeis imaginar como han sido estas primeras navidades, llenas de buenos momentos. Ahora solo nos queda terminar con los seguientos por parte de Diputación (solo nos quieda uno el próximo 16 Enero 2008) y ya habremos acabado y podremos por fin inscribir a nuestro hijo en nuestro libro de Familia.

Agur,

Tamara

Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 12:54 p. m. | Permalink |


0 Comments: