viernes, 13 de febrero de 2009
Niños filipinos jugando... cuando pueden

Uno de los grandes males de nuestra sociedad es no haber podido resolver el grave problema del trabajo infantil. Los niños tienen que jugar, con el juego aprenden y se desarrollan. Sin embargo en países como Filipinas y en familias empobrecidas esto nunca ha sido así. En Filipinas los niños pobres trabajan desde que pueden ponerse en pie, como podréis ver por la calles de Manila. Tienen que ayudar a sus familias como sea.

Este vídeo, realizado por UNICEF trata de reflejar tres de los trabajos más comunes que suelen desarrollar los niños por las calles de las ciudades filipinas.

* vendedores ambulantes de pitillos y chucherías (el sonido del mechero golpeando las cajas de madera se deja notar por todos sitios).

* Los niños vendedores de collares de flores de jazmín (sampaguita, en tagalo) que aromatizan las casas de las familias pudientes de Manila.

* Los conductores de motos y bicicletas para pasajeros.

Hay muchos más oficios, como los niños que se ganan unos pocos céntimos en los vertederos de basura, pero creo que con estos tres es más que suficiente para reflejar la triste condición de millones de niños en todo el mundo.








Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:09 a. m. | Permalink |


0 Comments: