martes, 7 de julio de 2009
Asturias eleva la edad para adoptar hijos



El Principado ha decidido elevar la edad para adoptar, atendiendo así a una vieja reivindicación de las familias asturianas. Hasta ahora se exigía que hubiese una diferencia máxima de 40 años entre el menor adoptado y los adoptantes, lo que dejaba fuera de camino a muchos padres y madres que bordeaban la cincuentena. La Consejería de Bienestar Social ha decidido aumentar en cinco años esa distancia y situar en 45 el tope máximo de edad entre el menor adoptado y sus padres.

Así lo anunció la titular de Bienestar Social, Noemí Martín, que ayer participó en Gijón en la presentación de la Primera Guía de Adopción y Acogimiento en y desde Asturias, elaborada por la asociación Aturadop. La consejera indicó que la modificación del Reglamento de Acogimiento Familiar y Adopciones del Principado recibió el pasado miércoles el visto bueno del Consejo de Gobierno. Ahora, deberá superar el trámite del Consejo Consultivo para entrar en vigor, algo que Martín confía en que «se produzca a la mayor brevedad». La consejera aseguró que «se trata de adoptarnos a los cambios demográficos y dar cabida a los nuevos perfiles de padres».

Pero no será éste el único cambio. El Principado también ha incrementado el periodo de vigencia de los certificados de idoneidad, que pasa de dos a tres años, y permitirá que los expedientes de adopción internacional se puedan tramitar en más de un país a la vez, algo que hasta ahora no estaba autorizado.


9 meses para el certificado

Martín también se refirió a otro asunto polémico y que tiempo atrás fue duramente criticado por las familias preadoptantes: el certificado de idoneidad, un trámite necesario para poder iniciar cualquier proceso de adopción. Los plazos de espera para su elaboración han bajado con respecto a legislaturas pasadas, cuando había que aguardar hasta dos años. «Ahora estamos en unos 9 meses, pero nuestro compromiso es situarnos en los seis meses cuando llegue el verano», explicó.

La presentación en público de la Primera Guía sobre Adopción sirvió para que padres y madres intercambiaran experiencias. En los últimos diez años, según datos del Principado, más de 600 familias han adoptado o acogido a un niño.

Por su parte, Ana Beraustegui expuso los resultados de un estudio elaborado entre poco más de un centenar de familias asturianas adoptantes. Señaló, en este sentido, que el 34% de los menores adoptados entre 1998 y 2008 son de origen español, otro 30% procede de China, el 15% de Rusia y el el 5% de México.

Laura Fonseca
ElComercioDigital.com



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:26 a. m. | Permalink |


0 Comments: