lunes, 20 de diciembre de 2010
El 60% de los padres españoles dará más importancia a los valores de tolerancia y multiculturalidad



Según el Estudio Generación iBaby realizado por Dodot, si hoy más del 70% de los padres españoles afirma que los valores más importantes en la educación de sus hijos, son los modales y la buena educación, casi el mismo porcentaje -60%- opina que dentro de unos años lo serán la tolerancia y la multiculturalidad. Además de este significativo cambio en la escala de valores educacionales, los resultados del estudio predicen un rol paterno más activo, un aumento del número de familias monoparentales y mejoras en productos que ofrezcan una mayor calidad de vida a padres e hijos.

El estudio se realizó durante los meses de julio y agosto a través de la consultoría de investigación de mercados Duran&Tortosa Asociados a una muestra representativa de padres y madres –en números iguales- de las Comunidades Autónomas de Madrid, Valencia, Cataluña, Andalucía, Galicia y País Vasco.

Con este estudio Dodot quiere investigar cómo serán los bebés del futuro, la Generación iBaby de Dodot a través de la visión de los padres.

Adaptación al cambio, respeto al medio ambiente y austeridad vs. derroche

Además de la importancia que los padres prevén que en el futuro se dará a los valores de tolerancia y multiculturalidad, aprender a adaptarse a los cambios se convertirá también en un valor en alza para el 40% de ellos cuando hoy, sólo un 14% lo tiene en cuenta. El respeto por el medio ambiente será también imprescindible en la educación de sus hijos para el 54% de los padres.

Es interesante ver que, en la actualidad, más del 50% de los padres prioriza los valores del orden y la disciplina en su rol como educadores. No obstante en el futuro, sólo un tercio cree que seguirán siendo importantes. En este sentido, cabe destacar que los padres (61%) son más partidarios de estos valores que las madres (48%).

Por otro lado, tanto padres como madres, también consideran que en el futuro será clave que sus hijos sean competitivos y perderán importancia otros valores como, por ejemplo, el ser bondadoso (que hoy sí es prioritario para 52% de los encuestados).

Más del 60% de los padres piensa que la educación en el futuro se centrará en inculcar el valor del esfuerzo personal. Es decir, los hijos aprenderán a alcanzar sus metas responsabilizándose de sus decisiones y sabiendo apreciar el valor de las cosas. Por el contrario, un 22% de los padres afirma que en el futuro se educará a los hijos en libertad, es decir, acompañándolos en el crecimiento y dejándoles que ellos mismos tomen sus propias decisiones. Sólo un 12% prevé una educación en bienestar esto es, proveyéndoles de bienes materiales, calidad de vida y abundancia.

De estos resultados, se desprende por tanto, que se impone la austeridad frente al exceso de consumo a la hora de formar a los hijos, en concordancia con el contexto de crisis económica actual.

Cabe mencionar que una pequeña minoría seguirá creyendo en el autoritarismo y la disciplina o los valores religiosos.

Por último, es interesante destacar que los padres prevén que tanto los juguetes como los espacios de juego del futuro influirán en la adquisición de valores por parte de sus hijos. Así, el 80% de los padres cree que en el futuro los espacios de juego de los bebés se diseñarán para fomentar más aún sus relaciones sociales y valores como el saber compartir y ser tolerante.

El 50% de los padres cree que se implicará mucho más que ahora en el cuidado de sus hijos, que ya no será sólo tarea de las madres

Que los padres estén en casa y cuiden de sus hijos ya comienza a ser una realidad. Según el 50% de los encuestados una baja paternal será tan común como una maternal. Incluso un porcentaje más alto de hombres (62%) que de mujeres (52%) lo piensa así.

Los padres predicen también una revolución en el área de conciliación familiar, aspirando a un horario laboral más europeo (55%) y a un servicio de guardería (53%) proporcionado de forma habitual por las propias empresas con el objetivo de facilitar el equilibrio entre vida profesional y personal de sus empleados.

El patrón familiar también evolucionará y ser madre o padre soltero será una situación normalizada según el 55% de los encuestados, así como las familias de dos padres o dos madres, según el 47%.

La figura de los abuelos seguirá teniendo vital importancia e incluso más de la mitad de los padres españoles cree que se implicarán en el cuidado de sus nietos aún más que en la actualidad.

Y por último, las redes sociales surgen como una ayuda para fortalecer los lazos familiares, aunque la mayoría –casi el 74%- prevé que las reuniones familiares y el contacto físico seguirán siendo las principales formas de relacionarse.



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:44 a. m. | Permalink |


0 Comments: