sábado, 15 de septiembre de 2007
La espera de Charo


Hola a todas y todos. Siento haber "desaparecido" durante tanto tiempo. Todos, todos los días me acordaba de vosotros y de enviaros unas lineas, pero he estado desbordada por distintas razones.

Hoy puedo decir que ya he terminado esta etapa de los papeles "post" asignación. He querido hacer un casi nuevo álbum para Pam, dejando el que hice en su momento, hace ya casi dos años. He disfrutado mucho, a pesar de alguna jugarreta del ordenador. Creo que ha quedado muy bonito y que a Pam le gustara.

Sabed que he conectado con la directora del orfanato, Ritche, muy maja ella, y por su mediación estoy en contacto con Pam. Le va transmitiendo mis mensajes. Le he escrito una carta que ha traducido Nuria y que, a su vez, habrá que traducir en Hilonggo, la lengua en que habla Pam. No sabe ingles, y eso la verdad es que me ha parecido una pena. Creía que allí todos los niños y niñas lo utilizaban en la escuela como lengua común, pero parece que no es así. Lástima, hubiese sido una gran
ventaja, tanto ahora, al llegar a casa, como luego. Ya sabemos que de niños aprendemos los idiomas sin esfuerzo y sin gastar neuronas.

Quiero agradeceros a todos vuestras felicitaciones y vuestra alegría por la asignación de Pam. Muchas gracias, de verdad. Cuando hoy mismo he visto las fotos del encuentro del 26 de Agosto he sentido mucha emoción y he tenido mayor conciencia de que somos una familia grande con un grado de parentesco nuevo y particular inventado y patentado por decisión común: nuestros hijos e hijas filipinos.

Os cuento también que estoy asombrada por que nada sucede como esperaba, pensaba que me pondría muy, muy nerviosa y sin embargo estoy bastante tranquila. Lo que más me inquieta es la visita al orfanato. Cuando llegue allí, la foto de Pam se volverá real y una niña me mirará con esos ojos profundos y no se que será de mi. Y no es tampoco moco de pavo ver a los otros niños, que por las fotos de la web parecen, en su mayoría, bastante mayores. Me pregunto como aguantaré tantas emociones. Sera una buena cosa que me prepare para esos momentos de manera que, en la medida de lo posible, no se ponga en zona roja de peligro mi sistema nervioso.

He estado desbordada por tanta felicidad, tantas felicitaciones y tantas sensaciones. Ha sido muy bonito, es muy bonito y aunque aun no esta aquí esa niña ya ha hecho mi vida mejor de lo que era, mas rica y más viva.

Ahora me despido con un abrazo grande. Estoy muy contenta y me encanta compartirlo con vosotros y vosotras. Besos.

CHARO


Etiquetas: ,

 

Enrique Campoamor a las 4:35 p. m. | Permalink |


0 Comments: