martes, 9 de marzo de 2010
Un total de 609 niños extranjeros fueron adoptados en Madrid en 2009



Un total de 609 niños fueron adoptados en la Comunidad de Madrid en 2009 a través de procedimientos internacionales y 1.661 padres solicitaron un niño nacional, aunque sólo se formalizaron un centenar consiguió a un menor por este procedimiento, según los datos ofrecidos hoy por la consejera de Familia y Asuntos Sociales, Engracia Hidalgo.

Hidalgo, acompañada del fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, el juez decano de Madrid, José Luis González Armengol, y el defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, evaluó en un desayuno informativo organizado por el Grupo Intereconomía la evolución que ha experimentado la adopción nacional en nuestra región.

Ante un foro constituido por expertos en Infancia y por periodistas especializados en asuntos sociales, Hidalgo abordó asuntos como los tiempos de espera para adoptar, la posibilidad de que la madre biológica se retracte de su decisión de entregar a su hijo en adopción o los problemas que puedan surgir cuando el niño adoptado alcance la adolescencia.

Durante su intervención, la consejera repasó las principales líneas de actuación que su Consejería asume en materia de Infancia. Asimismo, apuntó las novedades y mejoras introducidas en los últimos años con la colaboración de los principales agentes implicados en la protección de la infancia para reforzar e introducir más garantías en el sistema de protección de menores regional.

En materia de adopción, la Comunidad de Madrid se ha situado como una región puntera en la gestión de expedientes, especialmente en la modalidad internacional, habiendo conseguido que los futuros padres adoptivos puedan tener su certificado de idoneidad en un plazo cercano a los cuatro meses, quedando el resto de los trámites a expensas de las circunstancias de cada país. Desde 1997, año en que las comunidades autónomas se hicieron cargo de las competencias en esta materia, a Madrid han llegado 7.241 menores.

Sólo en 2009 se formalizaron 609 adopciones internacionales, fundamentalmente de niños procedentes de China, que es, junto con Rusia y Etiopía, el país mayoritariamente preferido por los madrileños para realizar una adopción internacional.

En lo que a adopción nacional se refiere, Hidalgo recordó que se trata de un procedimiento bien distinto al proceso internacional por cuanto está íntimamente ligada al número de renuncias hospitalarias que se produzcan o a la evolución de la situación familiar de menores tutelados.

En la última convocatoria realizada para que los madrileños presentaran sus ofrecimientos como candidatos a futuros padres adoptivos se inscribieron 1.661 personas, dato que contrasta con las 60 ó 70 adopciones nacionales que anualmente se realizan de media en la región.

En 2009, 100 familias adoptaron a un menor en la modalidad nacional, de los cuales 46 fueron entregados por sus madres tras el alumbramiento, mientras que 20 procedían de residencias del IMMF y 34 eran niños en situación de acogida familiar permanente.

Además de resaltar las garantías que la Comunidad de Madrid introduce tanto en el sistema de adopción como en el de acogimiento familiar (en los que las familias han de pasar por rigurosos procesos de selección y formación), Hidalgo se refirió, también, a las novedades que el Ejecutivo autonómico ha introducido en los últimos años en materia de infancia y que han hecho de Madrid una región "pionera e innovadora".

Así, destacó la puesta en marcha del programa Vacaciones en Familia, que en sus dos años de existencia ha logrado un enorme éxito permitiendo a un centenar de niños tutelados que viven en una residencia que pasen las vacaciones de verano con una familia madrileña.

Igualmente, Hidalgo subrayó el Programa de Acogimiento de Urgencia, que en su primer año como experiencia piloto ha contado con la participación de cinco familias y ha permitido dar acogida puntual a 13 bebés de 0 a 3 años. Además, la consejera de Familia y Asuntos Sociales resaltó el nuevo Protocolo contra el Abandono de Bebés, que en su año y medio de existencia ha atendido a cinco niños, de los cuales tres fueron entregados en adopción y dos a su familia extensa.


UN PROGRAMA PIONERO

En cuanto a este último programa, diseñado conjuntamente con jueces, fiscales y el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, la consejera destacó su carácter innovador y revolucionario "por ser el primer sistema que existe en España específicamente destinado a evitar que se abandonen bebés, con el riesgo que ello supone principalmente para los pequeños". Además de ofrecer seguridad a los niños, el nuevo Protocolo contra el abandono de bebés introduce las máximas garantías jurídicas para la madre y reconoce el derecho del menor a conocer su procedencia biológica cuando cumpla la mayoría de edad.

A través de una simple llamada telefónica al 012 o al 112, la Consejería de Familia y Asuntos Sociales pone en marcha un mecanismo por el que una unidad de Emergencia Social acude al lugar indicado por la madre para hacer entrega de su bebé en adopción. Una vez formalizada la entrega, los datos de la madre quedarán custodiados con las debidas garantías legales, dando máxima confidencialidad a la identidad de la madre.


CASI 4.600 MENORES TUTELADOS

Por otro lado, Hidalgo recordó que en la actualidad la Comunidad de Madrid tiene bajo su amparo a 4.590 menores. De ellos, casi el 62% viven en situación de acogimiento familiar, mientras que el resto reside en alguno de los centros de la Comunidad de Madrid.

En este sentido, hizo hincapié en el "enorme esfuerzo" que el Gobierno regional ha realizado en los últimos años para conseguir invertir la tendencia a la institucionalización de los niños y jóvenes tutelados, logrando en poco tiempo que el porcentaje de menores que viven en residencias pase del 60% al 38,56% que se registra en la actualidad.

En 2009, la Consejería de Familia y Asuntos Sociales logró que se formalizaran 142 nuevos acogimientos familiares y 143 familias madrileñas realizaron su ofrecimiento para cuidar de manera temporal de uno de estos menores tutelados, 36 más de las que lo hicieron en 2007. A juicio de la consejera, estos datos resultan enormemente positivos, por lo que felicitó a los trabajadores del Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) por su dedicación en la búsqueda de familias dispuestas a acoger a un niño y les animó a no cejar en este empeño, "pues es fundamental para los pequeños que dependen de nosotros".

En los últimos años, el perfil de las familias acogedoras ha experimentado un cambio, aumentando significativamente los hogares que ya tienen hijos propios y que desean dar una nueva oportunidad a niños en situación de desamparo frente a aquellas parejas que optan por el acogimiento con motivaciones cercanas a la adopción.

Por último, la consejera realizó una reflexión sobre la necesidad de seguir explorando nuevas vías que permitan adoptar en cada caso la mejor medida para los menores.



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:27 a. m. | Permalink |


0 Comments: